nâo é por acaso Luis

nâo é por acaso Luis: (www.astormentas.com)
Poema ao acaso


quarta-feira, 29 de novembro de 2017

"L'aube (noir) d'une odyssée":

 satanizado > otanizado >...

2011

http://blogs.publico.es/manolosaco/2725/el-derecho-y-el-deber-de-injerencia/Fuego amigo / Manolo Saco

El derecho y el deber de injerencia

Manolo Saco
23 feb 2011

Gadafi sigue ametrallando desde el aire a su pueblo. Y el empeoramiento progresivo de sus facultades mentales vaticina que el líder libio está hecho de la pasta de los dictadores que prefieren morir matando, como ya anunció ayer, como todo psicópata con un arsenal de armas en su poder. 

El derecho internacional ha delimitado sin titubeos la naturaleza de los crímenes de lesa humanidad y genocidio. No hay que hacer un curso acelerado de jurisprudencia para comprender que reprimir manifestaciones pacíficas, de un pueblo desarmado, con fuego real, de mortero, ametralladoras, tanques y aviones debería ser un delito perseguible “de oficio” sin dilación, como lo fue el caso de la antigua Yugoslavia. 

Es lo que se conoce por muchos teóricos del derecho como Derecho de Injerencia Humanitaria, a poder ser bajo el amparo de Naciones Unidas para evitar abusos como los cometidos por el trío calavera de Bush, Blair y el hombrecillo insufrible en Irak. 

La doctrina de Naciones Unidas aconseja un primer paso, conocido como Injerencia Inmaterial, antes de la utilización de la fuerza invasora. Esa injerencia inmaterial consiste en el bloqueo económico y demás medidas de fuerza no militares, que en unos casos, como me temo que va a ser éste de Libia, sirve para que los países clientes de su petróleo, como España, puedan limitarse a regañar al sátrapa genocida, mientras dejan que la situación se pudra; o bien, como en el caso de EE.UU. con Cuba, para asfixiar, sin pegar un tiro, a regímenes que aborrecen. 

¿Cuántos muertos hacen falta para que Naciones Unidas considere que hay que intervenir contra ese bufón genocida, y dejar las “injerencias inmateriales” para otro momento? 

Comentarios:

#14 Comentario por MICHAEL JACKSON 23/02/2011 09:06

No se de donde habrá sacado eso del "derecho de injerencia". No solo NO EXISTE en el derecho internacional publico, humanitario o de DDHH, sino que además es ALTAMENTE desaconsejable. 

Lo que si hay, es un deber de negociación pacífica. Además de una prerrogativa del Consejo de Seguridad de actuar cuando peligre la paz y la estabilidad internacional. El Consejo de Seguridad no tiene derecho, sino prerrogativa. Es una distinción muy importante. Uno no puede prejuzgar una hipotética decisión del Consejo para forzar la paz. 

#16 Comentario por MANOLO SACO 23/02/2011 09:16
MICHAEL JACKSON

Para no perder el tiempo, pincha en Google "derecho de injerencia" y verás el debate de alta política que sacude a Naciones Unidas desde hace décadas. Si existiese oficialmente, supongo que ya estaría en funcionamiento. Es un concepto que nunca mejor que hoy debe ser debatido, un concepto jurídico no entronizado, como lo eran, antes de su formulación oficial, los delitos de lesa humanidad y genocidio. Un concepto que se infiere de la Carta de Derechos Humanos y que espero sea adoptado a partir de sucesos como este de Libia. Precisamente lo que sería un avance es que esa "prerrogativa" sea un "derecho", y lo que es mejor, una "obligación". 

#20 Comentario por MICHAEL JACKSON 23/02/2011 10:16
Manolo, 
No hay jurisprudencia alguna que invoque el "derecho de ingerencia". Si la hay, dime donde esta. Tampoco existe un instrumento internacional que estipule la injerencia, o la intervencion militar, como un derecho. Simplemente hay un compromiso politico por ejercer lo que se conoce como "responsabilidad de proteger", plasmado en el outcome document de la Cumbre Mundial del 2005. 

Dicho esto, uno puede deducir que eso del "derecho de injerencia" es algo notable para la industria militar. Precisamente la que tiene los huevos pelados de facilitar, planear y ejecutar operaciones que acaban matando en su mayoria a civiles inocentes. 

Lo de Kosovo podria haverse solucionado de otra forma, lo de Iraq otro tanto, lo de Afganistan otro tanto, y así, un largo etcétera. El problema es que todos los "intentos" de negociacion pacífica han fracasado porque no se creyó en ellos desde un principio.

#24 Comentario por El Acrata rabioso 23/02/2011 10:25

Recuerdo cuando el presidente de EEUU, Ronald Reagan, dió la orden de bombardear el palacio del dictador, en España, hubo criticas a esa operación de castigo; una; porque eran los de siempre, los gobernantes del mundo, los amos y otra, porque podía haber daños colaterales. No es buena una intervención extranjera para solucionar un conflicto interno. Los pueblos, tienen que quitarse de encima a los dictadores, conscientes de que se necesitará mucho sacrificio, incluso la de vidas humanas.
Aqui, al igual que en otros paises, en los cuales hay un dictador al frente, lo que falla es la prevención. Birmania, Corea del Norte, Honduras, Aquinostán ......paises que por razones estrategicas, no interesa desmontar la dictadura, ese es nuestro gran defecto, la falta de coherencia. Europa no tiene voz, la ha perdido hace tiempo; Europa no es nadie para reclamar respecto a los derechos humanos; Europa ha contribuido con sus apoyos a dictaduras, a erosionar el funcionamiento del tribunal internacional de la Haya. No es al dictador al que le tenemos que pedir cuentas, al fin y al cabo, es su misión, a los que hay que pedir cuentas, es a estos golfos que votamos cada cuatro años, y que carecen de todo principio de ética.

#25 Comentario por MICHAEL JACKSON 23/02/2011 10:30
Manolo,
Con tu comentario, veo ahora por donde vas. Aunque, instisto, y con todo el respeto, eso es del derecho de intervención humanitaria es muy peligroso. Incluso la Comisión Internacional sobre Intervención y Soberanía reconoce que uno debe exprimir su cerebro para lograr una solución por medios pacificos. Lo de Libia, los del G8/20 o 576 no hicieron ni el huevo. Caso omiso de lo que se estaba cociendo siempre y cuando el clan Gaddafi enviara barriles a buen precio y comprara algun que otro fusil de ataque. 

Lo de la responsabilidad de proteger es una excusa para seguir haciendo lo que siempre han hecho, bomba aqui bomba alla.

#26 Comentario por yubil 23/02/2011 10:39
El autor no sé si sabe lo que dice. 
No sé si está en sus cabales. 
Da la casualidad que todas las injerencias "occidentales" y "humanitarias" han sido siempre contra gobiernos "díscolos" con el Imperio, para controlar y aumentar el negocio. 
Normamente con muy poca protección y beneficios para la población civil afectada. 
Por favor "no tiente al diablo" y le dé la razón al Sr. Castro, que advierte de una intervención de la OTAN en Libia. 


#28 Comentario por MANOLO SACO  23/02/2011 10:42
MICHAEL JACKSON
Ya que no te apetece hacer el ejercicio de consultar en Google, lo hago por ti.
Sobre el asunto tienes cientos, si no miles, de enlaces. Te dejo estos dos, para abrir boca.
El primero, de la Fundación para el Estudio y Difusión del Derecho Comparado, en el que se plantea el debate de manera sumamente interesante.
El segundo, de la Revista Internacional de la Cruz Roja, ya en el año 92, hace 19 años.
Puedes pinchar también el nombre del profesor de la Universidad de París, Mario Bettati, uno de los principales teóricos del derecho de injerencia, plasmado en su libro "Nuevo orden mundial y derechos humanos. La Guerra del Golfo".

Claro que no hay jurisprudencia. De eso se trata. Que del debate salga algún día esa jurisprudencia que tantos echamos en falta.

Ahí van los enlaces
http://www.derecho-comparado.org/Colaboraciones/candilinjerenciahumanitaria.htm
http://www.icrc.org/web/spa/sitespa0.nsf/html/5TDLG7 

#31 Comentario por MICHAEL JACKSON 23/02/2011 10:55
Manolo, 
Gracias. Pero lo que hay, es solo un debate. Eso de la intervención humanitaria se entiende como
1) no militar y 2) genuinamente militar. Claro que en relación a la injerencia humanitaria no militar hay derecho y jurisprudencia. Para eso estan las Convenciones de Ginebra y sus Protocolos Adicionales. Todo el mundo sabe eso. Pero de intervención humanitaria militar, de eso no hay nada.
Es aconsejable? Yo creo que no. Quieres que Obama and co. lideren una intervención militar bajo el, digamos, capitulo VII de la Carta?
Joder, macho. Con lo de Afganisthan ya tenemos bastante. 

Por lo que deduzco en tu artículo, aqui te refieres a una intervención militar. Y ahí, sigue sin existir el derecho o la jurisprudencia. 

#32 Comentario por MANOLO SACO 23/02/2011 11:05
MICHAEL JACKSON
Cierto. No hay jurisprudencia. Por eso la pido, y la piden en este momento millones de libios que desearían ver entrar en su país a un ejército de liberación. De paso corrijo en mi artículo, donde decía jurisprudencia me referiré al debate jurídico existente en la comunidad internacional. 

#33 Comentario por MICHAEL JACKSON 23/02/2011 11:11
Manolo, 
Un par de anécdotas curiosas. Que fue lo que logró detener el programa nuclear en Corea del Norte por allá a mediados de la primera decada del 2000? Una sancion a productos de lujo (en plan vinito francés y espaniol, puritos cubanos, etc). Que ha sido lo que probablemente desencasquillara el actual bloqueo por formar un gobierno en Bosnia? Una prohibición de viajar a la UE para aquellos politicos que obstaculicen reformas. 

Un abrazo, y encantado. 
.....

http://blogs.publico.es/manolosaco/2804/lo-siento-los-lideres-no-pueden-ponerse/ Fuego amigo / Manolo Saco

Lo siento, los líderes no pueden ponerse

Manolo Saco 
18 mar 2011

Fue tan solo un sueño. En apenas unas horas podría comenzar en Libia esa paz de los muertos que sigue a toda dictadura triunfante. Gadaffi está a punto de entrar en el último reducto de resistencia, ha dedicado un recuerdo al Franco estratega, con su alusión a la quinta columna que trabaja en Bengasi para su causa, advirtiendo que “no tendremos compasión” con los vencidos. Su hijo, el portavoz del régimen, ya había anunciado que el castigo será implacable. Y ya sabéis lo que ello significa en el lenguaje de los matones. 

Los líderes mundiales (“lo siento, no se pueden poner, en este momento están reunidos”) han demostrado su incapacidad para atender dos crisis a la vez, la de Japón y la de Libia. Ha sido un caso de mala suerte que la revolución coincidiera en el tiempo con el terremoto, el tsunami y la amenaza nuclear. En occidente ya solo estamos preocupados por cuánta contaminación atravesará nuestras fronteras y en qué medida afectará a nuestras bolsas de valores, mientras el pueblo libio comprueba que los efectos del tsunami ya han llegado a su país, en forma de desidia e intereses geoestratégicos. 

Mala suerte. En las últimas horas del experimento de libertad libio, las potencias mundiales establecían, al fin, una zona de exclusión aérea… justo cuando Gadaffi ya no necesitaba mover un avión para comenzar su carnicería en el último reducto de resistencia.

Desde el trío de la Azores, el mundo padece el síndrome de Irak y Afganistán, el que paraliza a los líderes cuando se les habla de intervencionismo allí donde las dictaduras cometen crímenes de lesa humanidad. Es lo más parecido a la guerra de Gila. 

Y ahora nos queda por contemplar el final de la farsa. ¿Cuánto tardaremos en firmar nuevos acuerdos comerciales con un Gadaffi rehabilitado, enchufados al grifo de su petróleo, mientras él se dedica al deporte del genocidio con total impunidad? 
Quizá, cuando conozcamos su impacto letal en la población, lo de Japón, que tanto nos angustia hoy, nos parecerá una anécdota. 

-----

Mi no a la guerra 

Luis García Montero
27 Mar 2011

La intervención militar en Libia ha provocado diversas reacciones dentro de la izquierda. Dejando a un lado la demagogia de la derecha mediática, que no pierde ocasión para desprestigiar a los intelectuales que mantienen una conciencia crítica frente a las consignas neoliberales, es verdad que en esta ocasión no hay una respuesta tan clara e inmediata como la que se produjo ante la invasión de Irak. ¿Son raras las dudas de hoy? Confieso que, por el contrario, me resultan envidiables y extrañas las posturas que derraman seguridad en sí mismas. Estamos envueltos en una situación compleja en la que no hay decisión que evite el malestar.

Mi no a la guerra está lleno de angustia. Comparto argumentos tanto para justificar la intervención como para criticarla. Asumir esta contradicción, esta complejidad, es más honrado que ofrecer una opinión compacta. La duda es lo que mejor nos sitúa ante la realidad actual de la izquierda en política internacional. Y cuando hay vidas humanas en juego, la honradez en la opinión es un requisito imperioso. Más que esgrimir seguridades, prefiero confesar que estoy lleno de sentimientos cuarteados.

Seamos sinceros. La intervención en Libia no es comparable a la invasión de Irak declarada al margen del derecho internacional por el trío de las Azores. Hemos vivido en el Norte de África una experiencia cívica imprevista que merece todo nuestro respeto democrático. La población civil plantó su rebeldía en la calle para expulsar a los dictadores en Egipto y Túnez. 

En Libia ocurrió lo mismo, pero Gadafi, en vez de abandonar el trono, decidió utilizar las armas para masacrar a la población. Abandonar a los rebeldes libios es duro, por su propia suerte y porque un dictador cruel y victorioso es un mal ejemplo para todos los movimientos de liberación que puedan darse en la zona. Si quedaba alguna duda, el propio Gadafi conmovió nuestra memoria al declarar que pensaba entrar en Bengasi como Franco en Madrid. Las democracias europeas abandonaron a la República española en manos del fascismo.

Claro que aquel abandono no se produjo por una indecisión ética, sino por intereses políticos bien estudiados. Los ingleses querían controlar la situación al término de la Guerra Civil, y Franco traicionó a Hitler no porque se aprovechara de la ceguera democrática, sino porque le convino aceptar un plan cínico trazado por los ingleses. Desde el punto de vista de las componendas internacionales, tampoco faltan razones para plantearnos la escabrosa legitimidad de la intervención militar en Libia. ¿Por qué intervenir allí, cuando hay en el mundo tantas situaciones de represión admitida y tantos tiranos que masacran a su población? ¿Por qué cumplir con celo una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, si hemos cerrado los ojos a los incumplimientos, por ejemplo, de Israel o de Marruecos? ¿Qué lógica tiene armar a un dictador y ofrecerle amistad, para después convertirlo en un peligroso enemigo? ¿Por qué se le cerró desde el principio la posibilidad de que abandonase su país sin temor a una condena? ¿Por qué no se han utilizado mejor otras vías de presión diplomática? ¿Qué legitimidad tienen países que no aceptan la Corte Penal Internacional? ¿Cómo creer en las intervenciones militares en defensa de los derechos humanos después de los espectáculos que hemos visto en Irak o en Afganistán?

Demasiadas preguntas. 
Y hay más: ¿negarse a esta intervención paraliza un posible cambio democrático de la política internacional? 
Ninguna respuesta es cómoda en una situación sin salida. La verdad resulta contradictoria: ni es justo permitir las tropelías de un dictador, ni estamos legitimados para protagonizar operaciones bélicas en nombre de la democracia. ¿Se intenta detener a un dictador o se procura controlar con eufemismos las revueltas del Norte de África en favor de los intereses occidentales?

Como tampoco quiero instalarme en el ámbito moral de las manos limpias, tomo mi decisión y me mancho: ¡No a la guerra! Pero lo hago dividido. Mi única certeza es que debemos ponernos a trabajar en busca de un nuevo contrato social en el que sea legítima la intervención internacional contra los dictadores. Hoy, por desgracia, no tenemos esa legitimidad. Sólo tenemos armas.
.
Luis García Montero (Granada, 4 de diciembre de 1958) es una de las principales figuras de la actual poesía española. (PÚBLICO)

---  

bem invitados: ESPAÑA ENTERA, se Va de primaVera

El Parlamento de España aprueba la intervención militar en Libia 

Mar, 22 de Mar de 2011 09:47

MADRID (EFE) - El Congreso de Diputados de España ratificó este martes la aprobación para que las fuerzas militares de España participen en la intervención en Libia a petición el presidente de Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y un día después de que dos aviones F-18 españoles se unieron a la misión.

Zapatero aprobó que las fuerzas españolas participen en la operación Odisea del amanecer. Este martes, Zapatero explicó al Parlamento que las Naciones Unidas aprobaron la misión para proteger a la población libia de "ataques generalizados y sistemáticos" de parte de las fuerzas fieles al líder Moammar Gadhafi.

Solo tres de 340 diputados españoles votaron en contra de que los aviones españoles ayuden a mantener la zona de exclusión aérea en Libia aprobada por la ONU. Han sido los dos diputados gallegos nacionalistas del BNG y uno de IU.

-----


17 de marzo: El Consejo de Seguridad de la ONU aprueba una zona de exclusión aérea sin la intervención de tropas terrestres. Alemania se abstiene. Poco antes, las fuerzas aéreas libias habían bombardeado el aeropuerto de Bengasi. Gadafi amenaza con un baño de sangre.

18 de marzo: El régimen de Gadafi anuncia un alto el fuego, pero los rebeldes denuncian que los ataques continúan. Estados Unidos acusa a Gadafi de violar la resolución.

19 de marzo: Políticos de la Unión Europea y la Liga Árabe, entre otros, deliberan París sobre el procedimiento a seguir. Poco después, Estados Unidos, Francia y Reino Unido inician los primeros ataques militares a Libia.

20 de marzo: Tras ataques aéreos masivos contra instalaciones militares libias, Gadafi amenaza a Estados Unidos, Francia y Reino Unico con represalias.

21 de marzo: Los aliados imponen la exclusión aérea. Los embajadores de la OTAN discuten los últimos detalles de la planificación militar realizada para imponer un embargo de armas al régimen de Muamar el Gadafi y una zona de exclusión aérea.

23 de marzo: Gadafi contraataca por tierra. Las tropas leales al régimen matan a decenas de personas en Misrata. Zapatero logra apoyo casi unánime en el Congreso a la acción bélica en Libia. La UE congela los fondos de las petroleras libias.

24 de marzo: Los ataques aéreos de los aliados sobre las tropas de Gadafi en Misrata lograron parar la ofensiva de la artillería contra los rebeldes que resisten un asedio de semanas.

30 de marzo: Las fuerzas de Gadafi contraatacan y los rebeldes se lanzan a una caótica retirada hacia el este. La ausencia de bombardeos aliados permite a las tropas de Gadafi recuperar terreno. Los rebeldes, con pocos medios, se ven obligados a replegarse a Bengasi.

31 de marzo: El ministro de Exteriores libio, Musa Kusa, deja su puesto y se fuga a Inglaterra. El Gobierno libio asegura que se encuentra de "misión diplomática" en la capital inglesa. Un comunicado del Foreign Office explica que está en Londres por voluntad propia. Renuncian también Ali Abdusalam Treki, antiguo ministro de Exteriores designado por Gadafi para sustituir al también dimitido embajador libio en Naciones Unidas, y el jefe de la inteligencia exterior, Abu Zayd Umar Dorda, que huye a la isla de Yerba (Túnez).

1 de abril: The Guardian publica que Gadafi envía un emisario a Londres, Mohammed Ismail, para negociar su salida, pero intensifica los ataques a Misrata y Zintan. El Consejo Nacional libio, ofrece un alto el fuego. El Gobierno de Gadafi rechaza las condiciones y asegura que mantendrá sus tropas en los lugares donde están desplegadas.

2 de abril: Un bombardeo de aviones de la OTAN mata a 13 milicianos y personal médico en los alrededores de Brega, una pequeña ciudad que acoge enormes instalaciones petroleras y de gas. Mueren siete civiles tras un ataque aéreo de la coalición.

5 de abril: Turquía trata de mediar entre las fuerzas rebeldes libias y el régimen del coronel Gadafi para lograr un posible alto el fuego.

7 de abril: Al menos 13 rebeldes mueren tras un bombardeo de la OTAN cerca de Ajdabiya, donde las fuerzas leales a Gadafi han lanzado también un ataque sorpresa.

10 de abril: Gadafi acepta una hoja de ruta para resolver el conflicto presentada por la Unión Africana (UA).

11 de abril: Los rebeldes libios rechazan el alto el fuego propuesto por la Unión Africana.

19 de abril: El Congreso de los Diputados (Madrid) aprueba prorrogar dos meses más la participación española en la misión de la OTAN en Libia.

...

El Día  -  19 marzo,  2011  04:18 pm
Redaccioneldia@eldia.com.do
"L'aube  d'une odyssée" comenza:
Francia comienza bombardeo contra fuerzas de Gadafi - El Día
---------------

... "au l'enfer"
2017


























...



Libia: subastas de esclavos a mil kilómetros de Europa - La Gaceta

"Libia, un país con el que la Unión Europea (UE) mantiene acuerdos para frenar los flujos de migrantes y refugiados."
...

2011



Foto:   https://elpais.com/internacional/2011/10/20/album/1319110850_981346.html#1319110850_981346_1319139269

http://blogs.publico.es/manolosaco/2811/no-salgas-a-la-calle-sin-paraguas/Manolo Saco/Fuego amigo

No salgas a la calle sin paraguas

MANOLO SACO
22 mar 2011

Envidio a esa gente que, tan pronto caen cuatro gotas, abre un paraguas, como salido de la nada, cuando cinco minutos antes lucía un sol espléndido. Es gente precavida, preparada para cualquier eventualidad. En estos días de bonanza, podrás salir sin paraguas, pero como pongas un pie en la calle sin tener una opinión perfectamente acabada sobre la situación en Libia te expones a quedar como un idiota ante el chaparrón que te espera del primer vecino con que te tropieces. Porque él seguro que lleva un paraguas desde el momento en que silbaron las primeras balas.

Los modelos de paraguas que más se llevan son el de estar en contra de la actuación de los aliados y el de a favor de la intervención. Cierto que hay un tercer paraguas de matices, pero por no tener apertura automática como los otros (como, por ejemplo, “No a la guerra”, o “Gadaffi, asesino”) es mucho más complicado de abrir, y no te previene del vendaval que azota desde la derecha y la izquierda sin piedad.

El eslogan de aquel No a la guerra, con fecha de caducidad, es como los profilácticos: de un solo uso, y su reutilización puede llevarnos a una situación embarazosa. Fue utilizado para denunciar una guerra colonialista y claramente depredadora en Irak, comenzada con mentiras y sin autorización de la ONU, pero que sacado de aquel contexto queda tan extraño como un grito de No al Cáncer o No a la muerte.

¿De qué guerra hablamos? ¿De la emprendida por el dictador Gadaffi, a bombazos contra su pueblo, o la de los aliados que intervienen para parar la guerra comenzada por Gadaffi? ¿Cómo se puede parar la violencia sin ejercer violencia? Y para los que justifican la intervención: ¿Cuál es la dosis justa? ¿En qué medida hay que emplearla? ¿Cuándo y dónde hay que parar?

Así que, ándate con cuidado. Como salgas a la calle sin la respuesta exacta puede caerte el diluvio universal encima. O la de dios es Cristo, que viene siendo lo mismo.

#2 Comentario por impresionesmias 22/03/2011 05:58

Pues no estoy de acuerdo, ninguna guerra es digna del apoyo popular, menos aún aquellas de las que no se ha visto ni una sola imagen fiable.

Por cada imagen que nos han dicho que pertenecían a bombardeos de Gadafi sobre su pueblo (que además de no parecerlo, parecían una chapuza de super8), nos han repetido la cantinela 1.000 veces, justo el número de veces que señalaba Goebbles para que nos creyeramos cualquier mentira.
Mi paraguas desde el primer tiro es el mismo: No a la guerra!, y menos si cabe las guerras en las que vale más el petróleo que la sangre humana, porque el mismo saqueo que se hizo con Iraq se pretende ahora con Libia.

Si no, dígame, ¿no sería igualmente lícito invadir Israel por los mismos motivos humanitarios para con los palestinos?, ¿o invadir Bahrein por los mismos motivos humanitarios?

Lo dicho: Ninguna Guerra!, y menos por petróleo. http://impresionesmias.com

***

Adiós

MANOLO SACO
24 Feb 2012

En esta hora en que se cierra el diario Público, 
casi cuatro meses después de haber silenciado mi columna sin previo aviso,  ...   
bla bla bla

E/.28.11.2017.-17:00.-/-P/.-/-K/.- ( )/

1 comentário:


  1. Nicolas Sarkozy, bajo custodia policial por financiación ilegal de su campaña

    El expresidente francés es interrogado bajo la sospecha de que podría haber recibido financiación de Libia durante la campaña para las presidenciales del 2007


    EUROPA PRESS
    PARÍS 20/03/2018 08:56 H

    El expresidente francés Nicolas Sarkozy ha sido puesto este martes bajo custodia de la Policía Judicial en la localidad de Nanterre bajo la sospecha de financiación ilícita en la campaña política que le llevó a la victoria en las elecciones presidenciales del 2007, según ha informado el diario Le Monde.

    El exmandatario permanece bajo custodia policial en las oficinas de la Policía Judicial en la localidad de Nanterre, al noroeste de París, donde está siendo interrogado bajo la sospecha de que podría haber recibido financiación de Libia durante la campaña para las presidenciales del 2007.

    El diario explicó que Sarkozy había sido convocado en la Policía Judicial de Nanterre, a las afueras de París, para explicarse sobre los fondos para esa campaña, y que su comparecencia podría prolongarse 48 horas antes de ser presentado a un juez para su eventual inculpación.

    Uno de los jueces que ha dirigido esta investigación es el mismo que lo inculpó en otro sumario, en ese caso por los fondos para la campaña del 2012 en la que no fue elegido.

    "Nicolas Sarkozy, bajo custodia policial por financiación ilegal de su campaña"
    https://www.lavozdegalicia.es/noticia/internacional/2018/03/20/nicolas-sarkozy-bajo-custodia-policial-financiacion-ilegal-campana/00031521531702350179477.htm

    https://lapolillacubana.wordpress.com/category/guerras/page/3/
    (Afganistán - Paciencia)
    http://www.enfoques365.net/N19999-sean-penn-se-reunio-con-chavez-sobre-situacion-libia.html

    ResponderEliminar